domingo, 13 de febrero de 2011

Y de repente entenderlo

(Fotografía Bob Bonis, © 2009 by 2260 Productions, Inc) Adaptada,

"Jagger viendo la tele"



Cuando todo tiene una vuelta de hoja y hay un momento en que sabes reconocer que nada es lo que parece, que lo que pasa en realidad son varias cosas a la vez, con sus contextos y sus consecuencias, y entiendes el funcionamiento de lo que no sabías que pasaba… cuando comprendes todo eso de repente todo encaja, pero ese pensamiento se va tan rápido como vino, tanto como si quisieras que se quedase como si no, es un momento de lucidez fugaz, que se te escapa de entre los dedos como agua que nunca se podrá coger a puñados, solo te quedará la humedad del rastro del pensamiento que tuviste, hasta que se seque del todo y no quede nada.

Es casi como un mecanismo de defensa para no volverte loca, es adaptativo, para que todo esté en su sitio y para que vivir sea una experiencia cómoda, cómo negarse a eso. Así que, dejando atrás esos momentos de razón, el tiempo demás  lo pasamos sin enterarnos de nada y si fuese de otra forma viviríamos en una angustia contínua.

Entender la realidad cansa muchísimo, y más tenerla presente. 

A la vez que relajante es vomitivo







4 comentarios:

  1. Ésto sí que es vomitivo...


    Ezetz!! Oso ondo Zazu!

    ResponderEliminar
  2. jajajaja, cobarde, que no das la cara !!!!

    ResponderEliminar
  3. En estos momentos de vida, no te da tiempo ni a relajarte y si lo intentas es imposible pensando en lo dificil q esta la vida, en todos los aspectos.
    solo queda luchar.

    ResponderEliminar
  4. que bueno titi, te superas!

    ResponderEliminar

Entradas populares