martes, 9 de noviembre de 2010

A Reventarse (08/09/10)


Cuando una persona tiene muchísima energía dentro de sí, nota cómo su piel supone una barrera para expandirse, cómo sus músculos se llenan de una tensión abarrotadora, cómo sus pulmones no tienen otra opción para liberarse que expulsar toda la impotencia del querer y no poder en un grito que no distrae a la gente.


Un día ese grito les hará girarse al pasar porque la energía por fin podrá reventar, y tumbará ligeramente y sin ningún esfuerzo cualquier piel, papel, muro o frontera que se le ponga por delante. Sólo ha de dejarse llevar por lo que le llama, sin pensar en juicios ni aprobaciones, y relajarse porque nunca nada es para tanto y si lo es, siempre puede haber algo peor.


Creo que si dejas fluir a tu energía sin esperar nada a cambio, tu imaginación se abre, todo es relativo, te mueves por inercia y toda la vida de las piedras, de los bichos, de las nubes y de la gente que te quiere se absorbe como una esponja,

…y cuando te tumbes a dormir, el sueño entrará en ti satisfecho.


Así que déjense reventar ligeramente. Hay que reventar tranquilamente

1 comentario:

  1. Aunque su mirada se mantiene inexpresiva, el Señor Sapo asiente.

    ResponderEliminar

Entradas populares